Apicoectomy

Cuando un diente que ya ha sido sometido a tratamiento de conductos presenta inflamación o infección, puede requerirse una apicectomía o cirugía del ápice. La apicectomía consiste en remover el ápice (la punta de la raíz del diente) y luego rellenarla para evitar infecciones. Cuando no se tratan, las raíces infectadas pueden dañar otros dientes, propagar la infección y causar regresión de la mandíbula.

El tejido blando infectado e inflamado alrededor de la raíz de un diente puede ser excepcionalmente doloroso. El objetivo de la apicectomía es eliminar la infección en el tejido y preservar la función del diente, evitando su extracción.

Esta cirugía no requiere hospitalización.

Si usted siente dolor o inflamación en un diente que ha tenido un tratamiento de conductos, lo invitamos a que nos contacte y programe una cita.